Dulce de leche familiar: de consistencia cremosa, untable, y de sabor exquisito, es una de las mayores tentaciones para el paladar de los exigentes golosos, para untar, para acompañar postres, o para comerlo simplemente a cucharadas. Una opción más que atractiva es nuestro dulce de leche envasado en el tradicional envase de cartón.

Dulce de leche repostero: de exquisito y suave sabor, es elegido, por su consistencia especial, para los más variados usos en repostería.