Ricota: de textura blanda y granulosa, y de sabor muy suave, es uno de los tradicionales rellenos para pastas, y también componente de gran variedad de otros platos salados y dulces.

Crema de leche: por su optima calidad, consistencia y sabor, es ampliamente utilizada en gastronomía, tanto para repostería, como para platos salados.